viernes, 8 de julio de 2011

CONSTELACIÓN: "UNA BUENA PAREJA PARA TI"

En el grupo de los Jueves, una compañera planteó su tema: la pareja. Propuse constelar "UNA BUENA PAREJA" y a continuación eligió un representante para ella y otro para la buena pareja.
Al instante, la representante de ella se puso detrás del hombre, abrazándolo y apoyando su cabeza sobre la espalada de él.


En Constelaciones Familiares, los terapeutas preguntamos: "¿Qué opinaría un extraterrestre, si apareciese en este momento y viera la figura formada por estos dos personajes?"
Más allá de la opinión del extraterrestre, que no tiene idea de la historia de la familia de la paciente, que no entiende el idioma en que esta se explica y que no sabe cuál es su motivo de consulta, lo que nosotros hacemos en este trabajo es preguntar a la persona, qué siente cuando ve lo que se muestra.
Es así la pareja que ella está buscando?
Y qué siente él mientras ella está detrás?
Le propongo que se ponga en el lugar de la representante para qué diga que siente estando así.
Ella dice que le gusta la sensación de descanso, que es un buen apoyo para ella. Pero él dice que así no va la cosa. Que no le disgusta, pero que eso no es una pareja.
Uno de los descubrimientos más interesantes de la teoría que sustenta a este trabajo, es la relación intrínseca que existe entre el poder tener una pareja y la madre, así como el éxito en la vida y su relación con el tomar a la mamá.
De manera que pedí que elija un representante para la madre y otro para el padre. 
Al instante de poner al padre, la representante se separa de su "buena pareja" y se dirige hacia el él, situándose en medio de la pareja, teniendo frente a ella a su papá y dejando a su madre por detrás.
En estos casos, las frases sanadoras que utilizamos tienden a ser aclaratorias.
Al padre: "ELLA ES LA MEJOR MUJER PARA TI. YO SÓLO SOY TU HIJA". 
A la madre: "ÉL ES EL MEJOR HOMBRE TI. TE RECONOZCO COMO SU MUJER, TE TOMO COMO MI MADRE y ME DOY COMO TU HIJA..."
Los padres lograron unirse y la hija se colocó delante apoyándose en ellos pero decía sentir miedo de ir, desde allí, hacia la buena pareja.
Indiqué a la representante que colocara aquello que le falta a su sistema para que pueda tomar la fuerza de los padres.
La representante de "aquello que falta al sistema", resultó ser una bisabuela materna que se colocó detrás de ambos padres. (Esta mujer, fue asesinada por los nazis y sus hijas y yernos, también. Sólo pudo salvarse la abuela de la paciente). Los tres abrazaron a la representante y estuvo un largo rato fundida en ese abrazo.
Indiqué que volviera a abrazar a su mamá y el abrazo era distante. La repesentante de la madre dice: "Ella se aleja, no puede abrazarme del todo".
Pregunté a la pareja cómo se sentía y dijo: "Ella necesita estar ahí. Necesita tiempo".
Expliqué. 
Hace falta un tiempo para que puedas tomar a tu madre y con su fuerza, ir hacia tu buena pareja.
Él está allí, esperándote. En otros casos, si no hubiera una pareja para ti, si esa pareja no quisiera estar, se hubiera ido del sistema.
Pero tu pareja está. Aguardando.
                                                                                                 
Aconsejé.
Cada noche, antes de acostarte, imagina que estás con tu  mamá. 
Déjate mecer en sus brazos. 
Déjate abrazar por ella.
Deja que te quiera.


Pero mi madre nunca hizo eso conmigo... Dijo la paciente.
Indiqué.
Hay muchas mujeres que no han podido tener a su mamá. Muchas han sido adoptadas. Otras no lograron disfrutarlas. Algunas madres desaparecieron al nacer, otras no pudieron amar. Sin embargo, puedes imaginar a tu madre haciéndolo. Puedes sentirlo. Aunque no lo hayas hecho antes. Aunque no lo hayas sentido nunca.




 








No hay comentarios:

Publicar un comentario