lunes, 4 de julio de 2011

QUÉ CARTEL PUBLICITARIO LLEVAS COLGADO?

Un amigo me escribe desde el extranjero:
En Miami había una publicidad en los ómnibus que decía "WORDS HURTS"  Las palabras duelen, esa publicidad me persiguió durante años, y las palabras me dolían muchísimo. Al punto que no sabía realmente quién era yo o cómo era.
Casi todos los días pensaba en eso.
Anoche "tus palabras" me sanaron, me hicieron bien, me pusieron de buen ánimo.
Sos muy buena profesional.
Sos muy buena amiga.
De corazón: GRACIAS.
Este mail, que agradezco sinceramente, me dio qué pensar.
A menudo, las personas, también llevamos carteles publicitarios colgando a todas partes. 
Sin darnos cuenta, nos presentamos con ellos, pregonándolos a viva voz, como anunciando nuestro sello personal.
Estos carteles son como "mantras sagrados" que repetimos una y otra vez, a lo largo de semanas, meses, años y  a veces, toda nuestra vida, pasándolos de generación en generación como un distintivo propio de cada familia.
Tengo un paciente que siempre repite: "La suerte es cosa del destino". La historia de su familia, está marcada por una constante. En cada nuevo grupo familiar que se genera, hay un comienzo de proyecto económico importante que termina en la ruina. Esta persona considera que dicho destino de desastre y pérdida de inversiones está en manos de un ser superior que decide lo peor para sus vidas. Para él, estas coincidencias, no son siquiera coincidencias, sino elecciones que "otro" hace por él y las demás personas. Al constelar "Él y su suerte", pudo ver cómo una situación de desfalco, ocurrida en otras generaciones anteriores, marcaban el destino de todas las siguientes.
Otro paciente, cada vez que asiste a sesión para tratar su problema de relación con las mujeres, expresa: "Todas están mal. Lo único que quieren es que las maltraten". Al constelar "Mi relación con las mujeres", entendió de dónde provenían estas frases y reconoció que eran las mismas que oía de pequeño, de boca de su padre, cuando éste se peleaba con su mujer.
El efecto de los mantras es muy grande.
Cuanto más los pronunciamos, más poder le otorgamos.
EFT, otorga una opción a cambiar positivamente estos mantras.
Cada vez que utilizamos la "Técnica de las elecciones", nos permitimos buscar un mantra más efectivo para resolver nuestros problemas.
La técnica que utilizo con mis pacientes da un paso más allá.
Consiste en DECRETAR.
He descubierto que el efecto de los DECRETOS, es más grande aún que el de los mantras.
Decretando mediante EFT, llenamos de energía un camino posible, con mucha más fuerza que si lo decimos solamente a través de elecciones positivas.
Entonces decimos mientras tapeamos: 
"YO, (tu nombre y apellido completo), DECRETO CURARME A PARTIR DE ESTE PRECISO INSTANTE".
"YO, ...., DECRETO TENER ÉXITO TOTAL, DESDE ESTE MOMENTO".
"YO, ...., DECRETO ENCONTRAR A MI PAREJA, A PARTIR DE AHORA".
Te propongo un ejercicio.
La próxima vez que hables con alguien, un amigo, la pareja, un hijo y te pregunten: "Cómo estás?", presta atención a tus palabras.
Escúchate a ti mismo y detecta cuál es "el cartel publicitario que llevas colgado y con el que te presentas". 
Descubre "tu mantra".
Y si lo consideras negativo, aunque realista, cámbialo por uno más positivo, aunque aún no se haya materializado como tal.
Aplícalo una y otra vez.
DECRÉTALO MEDIANTE TAPPING.
Hazlo tuyo. 
Y espera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario