martes, 30 de agosto de 2011

CUÁNDO ES CONVENIENTE VOLVER A CONSTELAR?

En el anterior reporte: "Hay problemas que necesitan ser constelados varias veces", explicaba que el TIEMPO que lleva instaurado un problema en la vida del paciente influye en la complicidad del mismo y que no tiene la misma resolución un problema actual que uno del pasado.
Otro de los factores que hacen necesario volver a constelar un problema es la IMPLICANCIA que tiene dentro del sistema familiar.
Qué significa esto?
Muchas familias arrastran el "síndrome del aniversario" consigo. 
Varios miembros de la misma familia, nacen, mueren o tienen acontecimientos traumáticos en una misma fecha a lo largo de los años. 
Sufren las mismas enfermedades, los mismos destinos trágicos, las mismas formas de muertes, los mismos caminos de pérdidas económicas o de pareja. 
Todos estos hechos, se suceden generación tras generación y cuando miramos retrospectivamente la vida del paciente, descubrimos que vienen desde mucho más allá de sus padres o abuelos y a pesar de ello, siguen teniendo consecuencias en la familia actual.
Así que mi segunda conclusión es que, cuantas más generaciones atrás y cuantas más repeticiones lleve la presentación del problema, más arraigado éste se encuentra y seguramente, más constelaciones necesitaremos para sanar. 
Según los autores, la influencia puede venir desde 5 o 6 generaciones atrás.
Veamos este ejemplo:
Supongamos que vivimos en una casa donde en nuestro patio de entrada tenemos un árbol que se está haciendo muy grande. 
Sus raíces penetran hacia un lado por el suelo de nuestro comedor y hacia el otro por la acera de la calle, destrozando todo por doquier.
Ampliemos aún más la imagen y sigamos a las raíces creciendo también hacia arriba, dejando la casa con mucha oscuridad.
Las hojas muertas ensucian todo el patio y las ramas no paran de meterse por el mínimo hueco que hay entre las rendijas y ventanas.
Imaginemos que al crecer de manera tan exagerada, seamos nosotros los que ya no podamos vivir allí.
Qué debemos hacer si aún queremos conservar el árbol con vida sin tener que mudarnos?
Transplantarlo.
Y cómo se hace para transplantar un árbol sin quitarle la vida?
Cuidando especialmente de no romper sus raíces.
Algo así es lo que hacemos en este trabajo.
A veces, las raíces de un problema vienen desde muy atrás.
Impresiona ver cuánto más atrás un hecho puede tener influencia, especialmente en la vida de los más jóvenes de una familia.
He visto casos en que cuando pregunto: "Qué pasó con este familiar? (representante de un bisabuelo, por ejemplo), responden: "Oh, sí, mi madre me dijo una vez que él intentó salvar a su nieta, porque su hija quería matarla. Qué extraño!, no me acordaba de ello desde hace muchísimo tiempo!!! Es que me lo dijo sólo una vez...".
BUSCAR LAS RAÍCES QUE IMPLICAN DESTINOS DIFÍCILES EN EL ALMA FAMILIAR, LLEVARLAS A UN LUGAR MEJOR, PERMITIR QUE DESDE ESE LUGAR DEN SU FUERZA PARA SEGUIR CRECIENDO EN ARMONÍA, EN BIEN DE TODO EL SISTEMA, es lo que hacemos en el trabajo de Constelaciones Familiares.
Dependerá de cómo sean las raíces del problema, cuan arraigado esté y qué implicancia traiga consigo, para saber en qué momento es conveniente volver a constelar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario