domingo, 31 de agosto de 2014

Qué se siente al ser constelado en una Constelación Familiar

Si has sido constelado alguna vez, podrás sentirte identificado con esta entrada.
Si aún no has vivido la experiencia, quisiera poder contarte lo que sucede en ella.
Lo primer que debes saber es que este tipo de terapia puede resolverse en grupo, individualmente en una sesión con un terapeuta, a distancia o, a través de ti mismo mediante las Autoconstelaciones.
Tanto sea en una modalidad como en otra, las sensaciones que voy a relatar a continuación son generalmente muy parecidas.
Pero para poder centrarnos en un primer encuadre voy a elegir el de la Constelación Familiar grupal.
Taller de Constelación Familiar grupal
Si decides ir a constelar un problema se te pedirá que te sientes al lado del constelador, frente al grupo.
En ese momento pueden invadirte un cúmulo de sensaciones de nerviosismo, ansiedad, pena o desconcierto.
No sabes qué pasará y todos los temas que tenías previstos tratar se te borran de la cabeza por arte de magia.
No te preocupes. 
Un buen terapeuta sabrá empatizar con ese cúmulo de sensaciones que te sobrecogen.
Él sabrá cómo tranquilizarte.
Es posible que el constelador se tome unos minutos de concentración y recogimiento.
No estará meditando.
Estará sintiendo tu campo energético y poniéndose en sintonía con tu campo de conocimiento.
También es posible que te mire a los ojos profundamente.
Esa mirada será para detectar qué sentimientos rigen en ti y de dónde pueden provenir.
También es muy factible que busque detrás de esa mirada a tus padres, especialmente a tu mamá.
Si te interesa saber de qué tratan estas miradas y temas energéticos, te invito a que sigas leyendo en este blog otros artículos.
Por ahora, me dedicaré a relatarte más cosas sobre las sensaciones.

Una vez el constelador sienta que está preparado para preguntar, te dirá que le digas de qué se trata.
No hace falta que expliques demasiado. 
Con una sola palabra bastará.
Esto se pide de esta manera para no influenciar al grupo.
Cuanto menos sepan de tu historia personal, os compañeros que asisten al taller, mejor podrán representar lo que sale de ellos sin estar condicionados por lo que tú les has contado previamente.

Luego se te pedirá que elijas a representantes para tus familiares o personas que intervienen en el problema a tratar.
En ese momento, lo que te preguntas es: ¿Quién puede representar mejor a mi padre o a mi madre?
¿Quién sería el más adecuado para hacer de mi pareja?
A veces, no tienes tiempo de elegir, sino que actúas rápidamente.
En cualquiera de los casos, eliges a alguien en concreto por dos razones, más allá de la similitud física aparente. 
La primera es porque esa persona tiene algo que te puede ayudar a resolver tu problema.
La segunda razón es porque esa persona tiene algo que resolver a través de tu problema.
Ambos se ayudan a través de la ayuda.
Lo que surge a continuación es el contacto de los representantes con tu Campo de Conocimiento.
Ellos empezarán a sentir lo que cada uno de tu familia o personas que intervienen en el problema sienten.
Podrán tener sus mismos síntomas, decir las mismas expresiones hasta moverse en la manera que lo hacen los demás.
La reacción que se tiene es de sorpresa, asombro, fascinación, expectación.
Son comunes las exclamaciones de: "No me lo puedo creer", "esas son las mismas palabras que dice mi madre", "a mi padre le duele en la  misma parte del cuerpo", "camina igual que él", "tiene la misma expresión de rabia que mi abuela"...
A veces, la sensación de extrañeza y conmoción es tan grande que puede producirse una especie de shock en el que quedamos en blanco por unos momentos. Casi no podemos pronunciar palabra. 
En ocasiones, el rechazo a lo que vemos es tan grande que no queremos asumirlo y nos negamos a aceptar lo que se muestra.
El constelador experimentado sabrá en estos casos cómo continuar el trabajo, ya sea cambiando a los representantes o dejando el tema de la Constelación para más adelante.
Durante el desarrollo de la Constelación, las sensaciones irán fluctuando pero nunca dejará de sentirse la sorpresa por lo mágico que parece ser el contacto con los ancestros, los secretos de familia, los enredos y las implicaciones y las vicisitudes del amor.
Una vez alcanzada las solución final del trabajo, la sensación que predomina es de alivio, descanso, paz.
El común ver en los integrantes de todo el grupo cómo respiran profundamente.
El constelado se sentirá a la vez fortalecido y aunque los temas que se hallan mostrado puedan ser muy íntimos y movilizantes, debemos confiar en esa fuerza generada para que todo se pueda encauzar en su justo lugar, su momento más conveniente y de la mejor manera posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario