jueves, 2 de julio de 2015

Cómo funcionan las Constelaciones Familiares a distancia

Reflexiones: ¿Cómo funcionan las constelaciones a distancia?”
por Alejandra Mitnik Fischman


Las Constelaciones Familiares sirven para resolver temas relacionados con la familia, destinos que se repiten a través de generaciones y situaciones personales que van desde lo cotidiano y sencillo hasta lo más complejo. Cuando se aplican constelaciones familiares, muchas de las técnicas terapéuticas aprendidas quedan relevadas a segundo plano porque al constelar, las verdades saltan a la vista y los resultados se alcanzan, a veces, después de una sola sesión.

El efecto de una constelación familiar es de aclaración, liberación, alivio y sanación. Quien ha tenido la oportunidad de participar en una constelación, ya sea grupal o individual, habrá salido con una nueva visión, a lo sumo asombrado y seguramente, conmovido. La pregunta de siempre es: ¿Cómo es posible que otras personas que no me conocen ni saben nada de mi vida, puedan sentir y expresarse como lo harían miembros de mi propia familia? ¿De qué manera el terapeuta descubre acontecimientos que jamás los míos se atrevieron a nombrar?

Cuando atiendo a un paciente en consulta, aplico las constelaciones con muñecos específicos en los que baso el protocolo creado en mi método. Mi especialidad es la consulta a través de Internet y aún encontrándome con el paciente a grandes distancias, me reto a mí misma con una prueba. En algún momento de la constelación encontraremos a un excluido. Generalmente, no conocemos a quién se refiere dicha persona o situación, sin embargo, podemos llegar a percibirlo. Entonces, pido al paciente que toque al muñeco representante de dicho excluido y diga quién cree que es. Al mismo tiempo, escribo en un papel aquello que, desde mi lugar como terapeuta, siento acerca de él. Una vez que el paciente ofrece su respuesta le muestro mi papel y aparece la magia, ambos coincidimos. A veces puede ser una persona, otras una situación y en ocasiones algo inmaterial como un ser espiritual, un valor, fuerza, sabiduría, amor. Estas coincidencias confirman la empatía que se genera en la relación terapeuta paciente, pero también nos muestra que el Campo de Conocimiento al que accedemos para obtener información es un lugar no físico que trasciende fronteras.

He aquí una de las razones por las cuales las Constelaciones Familiares a distancia podrían ser posibles. Pero, siguiendo con este razonamiento: ¿Podría percibir lo que le ocurre a mi paciente poniéndome como representante en su lugar o en el de sus familiares, aún estando fuera de la relación terapeuta paciente, es decir, alejada de la constelación?

Dejo en manos de los investigadores la respuesta a esta última pregunta, sin embargo, anticipándome a ella bajo una visión positiva, llegaría a la siguiente conclusión: Para conocer aquello que le está sucediendo al otro, ¡bastaría permitirnos sentir de la misma forma que lo hacemos dentro del contexto de una constelación familiar!

Las Constelaciones Familiares nos abrirían la puerta a la percepción extrasensorial. Al menos ese es el nombre que mejor se adapta al proceso que se vive cuando se está en sintonía, cuando se empatiza con el otro, cuando se recibe información de la que no se tiene explicación. Porque, ¿qué es eso que percibimos cuando constelamos que no sea una canalización espiritual?

Hasta aquí, el proceso perceptivo para descubrir los conflictos de los otros a distancia pero, ¿cómo ayudaríamos en la solución?

La fuerza para resolver surge cuando quitamos bloqueos y limitaciones y en esto, los excluidos y ancestros tienen un papel preponderante. A esta fuerza que denominamos sanadora, le damos el lugar que le corresponde trayéndola al corazón para honrarla y respetarla. Una vez allí, la imagen del representante ya no es la misma que al principio y es esa toma de conciencia de esa nueva perspectiva la que posibilita que ocurran los cambios positivos.

Cuando nos acercamos al desenlace en una constelación, sentimos cómo la fuerza sanadora se transmite, generalmente desde atrás. Los espacios vitales entre los integrantes se perciben distendidos y la visión que se muestra da una sensación de equilibrio y armonía. Cuando se alcanza la solución final, el amor fluye libremente en las familias.

Terminando con el razonamiento de más arriba: ¿Podría ayudar a resolver lo que le ocurre a mi cliente poniéndome como representante en su lugar o en el de sus familiares, aún estando fuera de la constelación? Concluyo:

Para ayudar a resolver aquello que le está sucediendo al otro, podríamos probar con permitirnos sentir sus fuerzas sanadoras, dignificarlas, honrarlas y poniéndolas en su corazón. Bastaría entonces con transmitir al paciente esta nueva imagen para que la reconozca como propia y esperar a que actúe con el tiempo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario