viernes, 21 de agosto de 2015

Cómo tratar el síndrome del nido vacío. Éxito tras una CONSTELACIÓN FAMILIAR

EL SÍNDROME DEL NIDO VACÍO

El síndrome del nido vacío hace referencia a la soledad que sienten los padres cuando los hijos se marchan de casa.

Ya no tendrán que lidiar con los problemas de los adolescentes ni ocuparse de si han comido bien o si han llegado sanos y salvos.

El hogar deja de tener su música habitual compuesta por rabietas, pedidos, puesta de límites, mimos, risas y horas interminables de sueño.

Ahora tocará dedicarse a la pareja y tal vez, la pareja no se adapte tan fácilmente a esa nueva especie de soledad acompañada.

Este período puede pasar fácilmente desapercibido cuando la relación padres e hijos no es del todo armoniosa. Paradójicamente, una de las razones inconscientes por las que estar enfadados puede ser no tener que elaborar el dolor que producirá la futura despedida.

El síndrome del nido vacío conecta a la persona con otros momentos donde se han sufrido desprendimientos, separaciones y pérdidas, como por ejemplo, la depresión post parto o algún hecho traumático de la familia.

Aunque la frase "es ley de vida que los hijos vuelen" es muy tenida en cuenta, algunos suelen angustiarse profundamente cuando la partida se acerca.

Como toda etapa vital tiene un tiempo y un proceso que debe aceptarse y superarse de la manera más armoniosa y menos dolorosa posible.

La terapia psicológica es un recurso a tener en cuenta para superar este síndrome que puede ir desde una leve tristeza y ensimismamiento a una depresión grave con conductas patológicas que afecten a la propia persona y a la relación familiar.

Dentro de la terapia, la herramienta de las Constelaciones Familiares individuales es óptima para ayudar a superar este problema.

En una sola sesión puede resolverse la angustia y el sufrimiento que este período puede traer a todas las personas que tengan hijos en edad de empezar a vivir sus propias vidas.

Para finalizar, el comentario de una paciente que luego de su sesión quedó sorprendida por los cambios sumamente rápidos que estaba buscando y pudo realizar.

Buenos días Alejandra,
Los cambios han empezado rápido, el mismo viernes pasado mi hijo dejó el trabajo, yo lo supe el lunes y este mismo día le pedí que se fuera de casa, ahora vive en casa de un amigo.
Un abrazo.
A.R.

Si sientes que estás acercándote a la etapa en que alguno de tus hijos tiene que encontrar su camino y crees que no puedes ayudarlo como quisieras o que pasar ese trance te está afectando más de lo normal, cuenta con mi ayuda.
Las sesiones individuales se ofrecen también online a través de Skype.

No hay comentarios:

Publicar un comentario