miércoles, 1 de junio de 2016

PÉNDULO HEBREO: Cómo interpretar mensajes de entidades espirituales

MENSAJES ESPIRITUALES INTERPRETADOS A TRAVÉS DEL PÉNDULO HEBREO

Unas de las funciones del Péndulo Hebreo es detectar entidades espirituales adheridas al campo electromagnético.
Diferencio dos tipos de entidades.
A las primeras, cercanas y afables, les he dado el nombre de almas perdidas y a las segundas, desconocidas y perjudiciales, las encuadro dentro de la definición de seres espirituales negativos.
En el siguiente caso explico qué ocurrió cuando detecté un alma perdida.

El testeo
Dos hermanas acompañan a su madre, una mujer de 74 años, a realizar el tratamiento con Péndulo Hebreo.
Nada más acostarla en la camilla, la paciente se queda plácidamente dormida.
Cuando testo con la etiqueta ALMA PERDIDA, da positivo en todos sus chakras.
El procedimiento ante estos casos es preguntar al cliente, quién de los familiares o seres queridos cree que podría corresponder a ese ser. Una vez corroborado la identidad de dicha alma, le pedimos que explique la razón de su necesidad de estar junto al cliente, le brindamos la posibilidad de transmitir su mensaje y, a partir de ahí, lo enviamos a la Luz.
De manera que si quería continuar con el tratamiento tenía que obtener respuestas y para ello debía despertar a mi clienta que a esta altura roncaba sin enterarse ni un ápice de la situación.
Pensé en preguntar a las hijas pero ya se habían marchado a tomar un café así que decidí improvisar un método para ver si podía obtener información.

La comunicación
Mentalmente, pedí al ser que ante la primer letra correspondiente a su nombre me lo hiciera saber con un testeo positivo y para ello empecé a oscilar el péndulo deletreando lentamente el abecedario.
Cuando llegué a la "X" ya daba por perdido todos los intentos pero mi sensación de fracaso desapareció en segundos cuando ante la "Y" el péndulo empezó a girar a toda velocidad.
En ese momento me preguntaba: ¿Qué nombre puede comenzar con Y? 
Como lo veía complicado desistí de seguir averiguando y decidí continuar con los pasos del tratamiento habitual.
-¿Eres un familiar? La respuesta daba un no.
-¿Eres un amigo de la familia? La respuesta no era del todo clara
Algo no encajaba. ¿Qué amigo podía ser que no fuese de la familia?
-¿Eres un amigo de la clienta? El sí era mucho más potente.
-¿Quieres dejar un mensaje para ella? La respuesta era negativa.
-¿Es para alguna de sus hijas? ...
Y así hasta que pude obtener toda la información.

Lo increíble
Cuando finalicé el tratamiento fui al encuentro de las hijas para explicarles lo que había sucedido. Mientras tanto, la clienta quedaba cogiendo sus cosas y colocándose su chaqueta.
Para sorpresa de todas, la madre, que es un poco sorda, vino rápidamente a interrumpirnos con una pregunta que nos dejó atónitas.
-¿Has dicho que el nombre empieza con "Y"?
-Sí-, le respondí tímidamente, pensando que tal vez me habría equivocado.
-¡Es Yafai!, exclamó gritando. -¡¡¡Es Yafai!!!, repitió.
Las hijas expectantes y yo sin entender nada, nos preguntábamos con la mirada unas a las otras, de qué estaba hablando, quién sería el tal Yafai.
-Es un amigo que tengo. Hace mucho que no sabía nada de él. Lo conocí en sueños. Me dijo que se dedicaba a la pintura, era pintor. Un día le pedí que si existía de verdad, me diera una señal. En ese momento, sentí que una mano me tocaba el culo y me bajaba por toda la pierna.
Cuando escuchamos el relato no parábamos de reírnos al mismo tiempo que las hijas me tranquilizaban:
-Si mi madre lo dice hay que creerle porque siempre le pasan cosas de éstas-, explicaba una.
-Es que ya ha vivido tantas experiencias...-, confirmaba la otra.

El mensaje
El mensaje imponía seriedad al asunto.
Aquel alma resultó ser un guía de la mamá.
Venía a avisar que la hija no debía realizar una trepanación de cerebro planificada para dentro de un mes, sino que tenía que seguir el nuevo tratamiento que proponía uno de los médicos.
Al día de hoy, la clienta sigue comunicándose con Yafai cuando necesita resolver situaciones difíciles y ha vuelto a generarse entre ambos una bonita amistad.

Bibliografía: 
Manual de Péndulo Hebreo, de Alejandra Mitnik, autoedición limitada
Más información para sesiones y cursos de Péndulo Hebreo:
alejandramitnik@yahoo.es / 625 635 390

1 comentario:

  1. Hola Alejandra:
    Acabo de leer a mi madre como has escrito la historia y ha dicho que la has puesto bonita. Lo único que ha matizado es que notó como la mano entraba por el culo hacia el interior del glúteo, dentro de la carne. (lo cual es sólo un detalle, es lo de menos)

    ResponderEliminar