martes, 14 de junio de 2016

Sanadores en Bilbao y la experiencia de alguien que no cree en estas cosas

VISITA DEL MAGNETIZADOR Y RADIOESTESISTA
Bernard Ligonniere
en Bilbao
El magnetismo es una energía que todos tenemos en mayor o menor medida.
Algunas personas lo poseen en un nivel muy elevado, generalmente debido a un shock, como en el caso de este sanador, que vivió una experiencia especial cuando sólo contaba 4 meses de gestación, estando dentro del vientre de su madre.


Esta capacidad, le permite captar las ondas que emiten las personas y junto con su clariaudiencia, entender mensajes que le indican de qué manera ayudarlas a recobrar su estabilidad.
Bernard Ligonniere construye su propio método de escucha teniendo en cuenta lo que necesita el ser interno de cada persona, por eso, no sólo trata dolencias físicas sino también emocionales.

.
No te pierdas la oportunidad de conocer a este sanador natural que con imposición de sus manos puede ayudarte en toda clase de dolencias y problemas de vida.
Los tratamientos serán a nivel energético, fisico y mental, para restablecer la información enferma, equilibrar el cuerpo y entender la razón del desequilibrio, poniendo en marcha el proceso de cambio.

ÚNICO DÍA DE VISITA EN BILBAO
Jueves 21 de Julio
Aguamarina: Luzarra 18, 2º Deusto, Bilbao
Para solicitar hora: 617 693 646 (Carolina)

"LA EXPERIENCIA DE ALGUIEN QUE NO CREE EN ESTAS COSAS"
por Alejandra Mitnik
autora de "SANADORES, UN CAMINO ALTERNATIVO", Ed. Obelisco

Mis lectores ya han sido advertidos. 
Estoy empezando a escribir "SANADORES II. Despertando consciencias".
En la búsqueda de personas con dones especiales he topado con Bernard.
Casi nunca pido a los entrevistados comprobar sus técnicas porque intento guiarme por mi intuición, sin embargo en esta ocasión, todo coincidió para que sucediera lo contrario.
Mi compañero, que sufre de dolores permanentes en su pierna debido a una prótesis de cadera, estaba pasando por un episodio agudo en el que ya no quería tomar más Ibuprofenos.
Bastaron viente minutos de sesión con este sanador, que sólo pasa las manos por las zonas que según él "le indican unas voces", para que desapareciera el dolor.
Esta historia no tendría nada de diferente a las experiencias que se cuentan por ahí salvo que mi compañero es un acérrimo no creyente de todas estas cosas.
Al día de hoy, sigue diciéndome:
- Estoy traumatizado! Voy a tener que empezar a creer.

Entrevista a Bernard Ligonniere
junto a su esposa, Carolina

No hay comentarios:

Publicar un comentario