lunes, 5 de septiembre de 2011

EFT / TAPPING: Alivia situaciones de duelo (En honor a Luna)

Cuando David Mackay vino a Barcelona, en su segundo viaje desde México para dictar EFT Nivel 3, preguntó si alguien quería resolver algún tema en particular mediante la aplicación de la técnica.
Enseguida levanté la mano y allí estaba yo, sentada frente a un grupo de más de 40 profesionales efetistas dispuestos a saber de qué se trataba mi problema.
Al principio, utilizó la técnica de "rodear al dolor".
No fue algo premeditado. Sencillamente, yo no podía pronunciar palabra. Desde que ocupé la silla sólo pude valbucear entre lágrimas: "Ocurrió justo el día de mi cumpleaños...y repetía, ¡Justo el día de mi cumpleaños!"
Y pasaban los minutos y las rondas de tapping, una y otra vez.
Todo se me hacía interminable. El dichoso, "me quiero y acepto", el insistente, "profunda y completamente", el llanto inquebrantable en el que me estaba hundiendo, el no poder explicar ni siquiera qué fue lo que pasó.
Ante mi estado, David pidió permiso para hacer tapping en mí, mientras asentía culpándome en mis adentros por lo que mis compañeros tendrían que aguantar.... No quería angustiarlos con mi dolor.
En un momento, no tengo claro cuándo, empecé a calmarme y pude animarme a recordar. A recordar y contar.

En Constelaciones Familiares, el sistema familiar lo constituyen quienes han tenido relación por sangre, sexo o hechos que atentan contra la vida. Y es en la relación con estas personas, sobre las que aplicamos esta técnica terapéutica.
Esto es lo que se explica en la teoría.
Por ello, muchas veces me pregunté, qué pasaría si incluimos como parte del sistema familiar a nuestros animales?
Una vez presencié una Constelación en la que el cliente no podía dejar de recordar a su gato fallecido y necesitaba despedirse de él para terminar su duelo.
Recuerdo aquel trabajo tan conmovedor y sentido...

EFT, Constelaciones, escribir, son técnicas que ayudan en casos como éstos.
Y puedo dar fe de ello.
Fue necesario más de una hora en la que el profe insistió con mis rondas de EFT, para que yo puediera dejar de llorar, respirar profundamente, entender cuál era el aprendizaje que debía obtener de aquella experiencia y cómo podía hacer para quedarme con algo bueno de todo lo que pasó.
Todo lo bueno que Luna, mi perra recogida de la carretera justo hacía dos años, me había dejado.

Hoy, un amigo me envía un escrito que dedicó a su perro.
Puedo entenderlo.
Ni Dragan, ni Luna, merecían morir de estas maneras.
Mi amigo aún sufre al recordarlo.
Yo, al menos, puedo hacerlo sin tanto dolor.
Creo firmemente que EFT me ayudó a superar el trauma de ver cómo Luna volaba impunemente por los aires, después de ser atropellada por un insensato que iba a toda velocidad y ni siquiera paró a socorrerla, a socorrerme...
Estoy convencida que fue EFT lo que me permitió a los pocos días, coger valor para ir a la perrera, buscar a Golfo y darle un nuevo lugar en nuestro hogar.
Mi amigo no sabe que és EFT y cuando le cuento sobre Constelaciones Familiares, mira hacia Marte pensando que es algo que sucede por allí arriba.
Algún día le preguntaré si quiere probar con el Tapping.
Estoy segura que se aliviará además de sentirse agradecido, como me sentí con David Mackay por su generosa ayuda y con el grupo que en aquel curso, participó haciendo Tapping para mí en sustitución.






Querida, Luna:
Te debía un lugar en mi blog.
Para siempre, te llevo en mi corazón.









http://alemitnik.blogspot.com/
625 635 390

2 comentarios:

  1. Querida Alejandra:
    Siento mucho lo que le paso a Luna, no tenía ni idea. Recuerdo que no se separo de mis pies durante nuestro encuentro, y eso me hizo sentir muy bien.
    Te mando un fuerte abrazo y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, tesoro.
    Hay una foto que para mí transmite una sensibilidad especial. Es la de Sigmund Freud, en su consultorio, junto a sus dos perros. Para mí, contrasta con toda la ortodoxia del Psicoanálisis, porque deja entrar elementos que podrían perturban el discurso del paciente.
    En mi consulta, mis perros hablan con sus conductas. A veces, necesitan estar cerca del paciente. Incluso tan cerca, que se echan y quedan dormidos sobre el pié de la persona. Otras veces, se conforman con saludar pesamente hasta que se les reconoce.
    He tenido sesiones en las que no han estado conmigo. Créeme. La casa, se siente vacía.
    Gracias por compartir tu comentario en este sitio.
    Me ha encantado conocerte después de leerte tanto tiempo a través de la Consulta On Line.
    Me ha encantado conocer los rostros de tus hijos, aunque ya los había visto, de alguna manera, a través de las Constelaciones...
    Y por supuesto, me ha alegrado ver cómo tu pareja, te apoya, te sigue, te espera y te ama, desde cerca de Bilbao hasta Cunit!
    Te mando un abrazo gigante desde aquí y que seais muy felices, siempre.

    ResponderEliminar