miércoles, 29 de junio de 2016

CONSTELACIONES FAMILIARES y el cáncer

CONSTELACIÓN FAMILIAR PARA UNA PACIENTE CON CÁNCER


Paso a compartir lo sucedido en una Constelación a distancia.
En casi todos los casos y aún siendo una Constelación realizada a miles de kilómetros de distancia, no ofrezco información a los integrantes del grupo sobre los temas a tratar, para no influenciar a los representantes y para que sean ellos quienes cojan la energía que hay en el sistema de la familia sin ningún tipo de predisposición previa.

Primer movimiento: Reconocer al cáncer
Elijo un representante para la paciente y otro para sus ovarios.
Los ovarios se encuentran muy nerviosos. Caminan de un lado a otro.
La representante de la paciente tiene preocupación y se toca la frente mirando al suelo y dando vueltas.
Coloco un cojín en el suelo, en medio de la sala y le digo a la paciente: "Esto representa tu preocupación". Inmediatamente, mira al cojín y los ovarios se estabilizan.
Le pregunto si puede coger el cojín y responde: "Puedo hacerlo o dejarlo ahí".
Insisto en que pruebe a cogerlo.
La representante de la paciente lo toma y los ovarios se sienten mejor.
Le explico que le han detectado cáncer y ella dice: "Si esto representa el cáncer, no lo quiero" y lo tira bien lejos.

Segundo movimiento: Tomar la ayuda de la medicina tradicional y alternativa
Coloco un representante para la medicina y elijo a una doctora presente en el grupo.
La representante de la paciente le pregunta si la puede ayudar y ella dice que quiere hacerlo, ofreciéndose encargarse del post operatorio y recuperación.
Durante varios minutos le pregunta sobre los posibles efectos de la operación, duración de la baja, consecuencias a nivel hormonal y medicaciones a tomar. 
La médica responde pacientemente, explicándole tratamientos alternativos con hormonas a base de la planta "Ñame", homeopatía, ejercicios energéticos y demás indicaciones.
La representante de la paciente, dice: "Estoy más tranquila".

Tercer movimiento: Tomar a "La Vida"
Elijo un representante para la vida y le digo a los oídos: "Tú serás La Vida".
Le pido que se coloque detrás de la representante de la paciente. 
Le digo a esta última: "Mira a cada uno de los que están en esta sala y dime quién te llama la atención".
La representante de la paciente se gira en círculo para mirar a los ojos a cada uno de los participantes y no reconoce a La Vida.
Le pregunto a La Vida cómo se encuentra y mientras mira hacia un ventanal con vistas a la ciudad y al mar, dice: "Tienes que cambiar el chip. Las preocupaciones no llevan a nada. Yo me siento bien. La vida es bella, hay que disfrutar, cambiar el chip, la vida es maravillosa..."
Entonces, la representante de la paciente se acerca y ambas se miran con dulzura.
Comento a todo el grupo: "Ella representa a La Vida".

Cuarto movimiento: Liberar a los hijos del peso del cáncer
Coloco a dos representantes para los hijos.
La representante de la paciente se dirige hacia ellos y empieza a angustiarse y a emocionarse intensamente.
Los hijos le dicen: "Mamá, nosotros estamos contigo esperando a que salgas de la operación para disfrutar de que ya estás bien".
Estas palabras la tranquilizan.
Le indico a los hijos que le digan: "Mamá, es mucho peso para nosotros si no te ocupas de tu vida. No nos cargues con más peso, por favor. Si tu miras a tu vida, nosotros somos más felices. Ayúdanos a ser libres, a ser fuertes, a ubicarnos en el mundo, a volar con nuestras alas. Si te preocupas tanto por nosotros no aprenderemos nunca a volar. Tú ya has volado, déjanos volar a nosotros también. Eso no quiere decir que no te queramos. Si no buscas a tu vida, nosotros cargamos con tu cáncer".
La representante de la paciente no puede dejar de mirar a los hijos.
Le pregunto a ella : "¿Qué más necesitas para ocuparte de tu vida?"
La representante de la paciente se queda pensativa.

Quinto movimiento: Tomar a los padres
Coloco un representante para el padre.
"Vengo a ayudarte a que tomes tu vida para que tus hijos puedan volar, estar más libres y no carguen con tu cáncer".
La representante de la paciente se da la vuelta y mira a su padre.
La doctora se sienta porque dice que ya no hace falta estar ahí.
Los hijos miran hacia la ventana y dicen que desde que entró el abuelo, ellos están más tranquilos y se pueden ir.
Les indico a los hijos que se vayan hacia sus vidas y paso siguiente, salen de la constelación.
Elijo a un representante para la madre.
La Vida quiere decir algo: "Ámame y no pienses en nada más. Tienes que cambiar el chip. Vive el momento".
Pido a La Vida que agregue: "No es porque no quisiera sino que no podía. Me faltaban mi mamá y mi papá. Estaba buscando el apoyo en mis hijos".
Cuando dice esta última parte de la frase, la representante de la paciente se derrumba.
Espero unos minutos.
Al reponerse, le dice gracias a los padres y a La Vida.
Le indico que finalice con la siguiente frase: "Gracias Vida, tú eres una gran maestra para mí".

Sensaciones finales
La representante de La Vida dice que no había oído cuando yo le indiqué a quién tendría que representar.
Nos cuenta que sólo tenía ganas de mirar al cielo y que todo le parecía bonito.
Sus palabras ayudan a confirmar a todo el grupo, cómo tomó el papel de la vida sin saber quién era en realidad.

Indicaciones posteriores
Realizar un ritual para agradecer a La Vida sus señales y a los padres, por su fuerza sanadora.
AMAR A LA VIDA CON TODAS LAS FUERZAS.

Conclusiones
Esta constelación nos enseña lo importante que representa, ante una enfermedad grave, reconocerla para luego aferrarnos a la vida a través de la mano de los padres o ancestros, estén vivos o no, valiéndonos de su apoyo como energía que viene de atrás y nos ayuda en la sanación.

Sesiones, cursos y formaciones presenciales y Online
alejandramitnik@yahoo.es / 625 635 390

No hay comentarios:

Publicar un comentario