domingo, 11 de mayo de 2014

¿En qué consiste un taller de CONSTELACIONES FAMILIARES? Mira las fotos

PARA LOS QUE ASISTEN POR PRIMERA VEZ A UN TALLER DE CONSTELACIONES

Un taller de CONSTELACIONES FAMILIARES es un encuentro de personas que se reúnen para resolver temas particulares en grupo.
Los temas pueden ir desde lo personal y familiar hasta el planteamiento de objetivos.
La persona que tiene un problema o quiere tratar algo se llama constelado o cliente.
El terapeuta es el constelador y los demás serán los participantes.
El terapeuta pedirá al constelado que elija entre el grupo a alguien para representarle a él, a su pareja, hijos, padres, enfermedad o al problema que se esté tratando y los coloque uno por uno en el centro de la sala. Estas personas elegidas serán los representantes y el espacio en los que ellos quedarán ubicados será el campo de conocimiento.
Una vez dentro de este campo empezará a ocurrir algo "mágico e inexplicable".
Los respresentantes empezarán a sentir en su cuerpo lo que sienten aquellos o aquello a lo que representan y tal vez, necesitarán moverse, cambiarse del lugar donde han sido colocados o decir algo.
Todas estas expresiones físicas, emocionales y verbales serán tenidas en cuenta por el constelador porque a partir de estas sensaciones y movimientos él podrá tomar los pasos necesarios dentro de esta terapia.
Muchos de estos grupos son estables, es decir que mensualmente se reúnen las mismas personas a constelar y estos encuentros sirven a cada integrante como parte de su terapia de crecimiento personal.
Otros talleres se forman con personas que se ven por primera vez de manera que, al constelar como representantes, la influencia de los otros compañeros es casi nula y las sensaciones que se pide a los participantes transmitir, se explican de manera neutra, pura y sin condicionantes.
Ya sean talleres estables o de gente que se encuentra por primera vez, siempre surgen preguntas de este tipo:
¿Cómo es posible que estas personas puedan obtener información del pasado, presente y futuro sin ser videntes o tener alguna capacidad extrasensorial desarrollada?
¿Cómo pueden saber qué ocurrió en la vida de una familia, a veces hasta en siete generaciones atrás?
¿Cómo pueden sentir en su cuerpo aquello que están padeciendo otros y colaborar con un diagnóstico que en algunas ocasiones se desconoce o es erróneo?
¿Cómo pueden ofrecer soluciones claras, concretas y efectivas a problemas que son ajenos y de los que no se tiene conocimiento alguno?
Muchas personas quieren asistir a un taller pero les da vergüenza tener que explicar a los demás sus problemas íntimos.
Hay un tipo de CONSTELACIÓN FAMILIAR que se realiza de una manera encubierta, sin tener que explicar de qué se trata y se conoce por el nombre de "Constelación tapada". Se recurre a este tipo de Constelación cuando no es necesario conocer detalles del tema, se desea mantener el anonimato, existen secretos de familia que hay que resguardar o se trata de una enfermedad muy grave que no se desea exponer.
Algo común en estos talleres es la confianza y el respeto a la intimidad que se genera entre los asistentes.
Una de las premisas que se tienen en cuenta en las CONSTELACIONES FAMILIARES es que aquello que se ha descubierto y resuelto quede en el grupo y en el alma del constelado.
Es como si todo aquello que se consiguió dentro del taller, al expresarlo fuera del contexto, expandiera su fuerza y lo debilitara.
Será el constelador quién dé la instrucciones necesarias para indicar qué hacer posteriormente a cada Constelación ya que en el algunos casos, es correcto compartir lo sucedido con la pareja o los hijos, por ejemplo.
Participar en un taller de CONSTELACIONES FAMILIARES tiene sus recompensas. Las vivencias son tan profundas que dejan una huella en las personas que lo integran. A veces, surgen amistades muy valiosas y ¡hasta se forman parejas! Otras, se crea una relación de unión más allá del tiempo, como si aquello que se sintió haciendo de padre, de hijo, de amante, fuese una sensación vivida de una manera tan especial que pueda recordarse para siempre.
Constelar para otros, constituye un verdadero acto de entrega y generosidad ya que se ayuda desinteresadamente a que las personas puedan sanarse y el amor fluya otra vez en sus vidas en todos los niveles.
En definitiva, es un acto de amor y el amor, siempre vuelve.
Cada vez que se interviene en un taller de este tipo algo cambia en el alma de las personas, algo se resuelve, algo se vuelve más dulce.
La visión de la vida no sólo ayuda a la comprensión, a veces, hasta logra hacerla mejor.
Constelar es una herramienta como lo son los análisis para un médico. En algunas ocasiones, es también la medicina y cuando se administra correctamente y se asimila bien, entonces ayuda a fortalecer, a inmunizar y a prevenir.
El objetivo principal de todo taller es que los participantes aprendan de lo que ven en uno mismo a través de las vivencias del otro y puedan hacer sus propios cambios.
El beneficio es para todos.
"Las constelaciones familiares son un instrumento (como las radiografías), en ese sentido permiten ver algo, comprenderlo y a veces con el tiempo, integrarlo". 
Miguel Ángel Schiavo. Director Constelaciones Argentina

Nota: 
Gracias a todos los participantes de este taller en Reus, Tarragona, Mayo 2014. Guardaré un recuerdo entrañable y sumamente cálido.
Gracias a Margarita Ferrer, directora de Mon de Margaritas, por la confianza dispensada en mi trabajo como consteladora.
Gracias a Nina por acompañarnos desde su mundo animal.
Formaciones * Talleres de Constelaciones Familiares * Sesiones presenciales y On Line
alejandramitnik@yahoo.es / 625635390

2 comentarios:

  1. El Martes 13 de Mayo de 2014 16:39, Patricia Zulián, escribió:
    Hola Alejandra,

    mejor explicado imposible!!! Un abrazo y ya volveré a constelar en cualquier momento, mantenme como siempre ,al tanto de fechas y horarios.

    Un abrazo
    Patricia

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Patricia:
    Tu comentario me anima a seguir escribiendo sobre esta técnica tan efectiva y potente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar