sábado, 8 de abril de 2017

Constelaciones Familiares para dejar de repetir patrones y encontrar una pareja

CÓMO ENCONTRAR PAREJA CON LAS CONSTELACIONES FAMILIARES


Taller de Constelaciones Familiares
Bilbao

El asunto a constelar

La participante del taller explica al grupo que quiere cortar con un patrón que se repite a lo largo de su vida en sus relaciones. Forma una pareja y se rompe, encuentra un hombre pero no está disponible, alguien la elige pero quien entonces no puede es ella...


La búsqueda de datos previa

En Constelaciones Familiares no es necesario que nos den datos para poder empezar a constelar, pero en ocasiones, podemos recurrir a ciertas preguntas que nos van a dar informaciones importantes.
Hay dos preguntas que son fundamentales a la hora de buscar una pareja:
  1. ¿Por qué crees que no encuentras pareja?
  2. ¿Para qué la quieres?

Respuestas a las preguntas en constelaciones familiares de pareja

La primera pregunta hace referencia a las creencias limitantes.
En las respuestas que nos ofrezcan veremos qué bloquea a la persona para conseguir sus objetivos.
En el caso que nos ocupa, el patrón es la no disposición por parte de uno u otro miembro de la pareja.
A partir de esta respuesta, la pregunta que como terapeutas debemos hacernos es: ¿Por qué una persona elige a alguien no disponible y porqué cuando el otro está disponible no lo elegimos nosotros?
La segunda pregunta tiene que ver con la entrega a los demás.
Generalmente, la mayoría de las personas responden:
  • Quiero una pareja para que comparta la vida conmigo
  • Necesito un hombre para que me acompañe
  • Me gustaría encontrar a alguien para poder sentirme completa
Todas estas respuestas son muy razonables, pero ¿en qué lugar quedan las necesidades del otro?

Cambiando el punto de mira

Veamos cómo suenan estas respuestas al cambiar el punto de vista.
  • Quiero una pareja para compartir la vida con él
  • Necesito un hombre para que acompañarlo
  • Me gustaría encontrar a alguien para poder hacerlo sentirse completo

Empezar por la entrega es el mejor punto de partida para encontrar una buena pareja.


Dar al otro un buen lugar

Para poder encontrar una pareja hay que estar dispuesto a dar.
Sin estar preparados a entregarnos en todos los sentidos es muy difícil lograr el equilibrio entre el dar y el tomar.
Cuando pensamos primero en el otro, le otorgamos un buen lugar. Nos convertimos en adultos y nos ofrecemos abiertamente, con seguridad.
Cuando sólo nos centramos en lo que necesitamos sin tener en cuenta al otro, somos como niños pequeños demandando amor, cuidado y atención.

El procedimiento más directo


El paso más rápido hacia el encuentro de una pareja es constelar la relación con papá, en el caso de las mujeres y constelar la relación con mamá, en el caso de los hombres.
El ritual de Tomar a los padres, es sumamente útil para que la constelación pueda alcanzar una solución positiva.

Constelación para cortar patrones

Elegí a un representante para la consultante y otro para la nueva pareja.
Pedí a la representante que repitiera las frases que la consultante había expresado anteriormente: "Te quiero para que compartas la vida conmigo, para que me acompañes y para que me hagas sentir completa".
Al instante, el representante se alteró: "No sé qué quieres que comparta. No me queda claro. El concepto de la vida es muy amplio. Tampoco sé si quiero acompañarte. Aún no te conozco. No creo que pueda completarte".
Pedí al representante que se sentara.
Elegí otro para el papá.
La representante se recostó boca abajo con los brazos extendidos y las palmas hacia arriba. Desde ahí, repitió la Oración para Tomar a los Padres.
A regañadientes pudo pronunciarla.
Coloqué a una representante para la mamá.
Volvimos a realizar el mismo procedimiento anterior.
En esta ocasión aún le costó más.
La representante expresó: "Él hizo de padre y madre, ella no me mira, no le importo".
Trabajamos la ira y el poder aceptar a la madre tal cual es, sin exigirle nada.
La frase de: "Yo, como tú y a pesar de que no puedas verme como tu hija te doy las gracias por la vida. Todo lo demás lo hago sola", relajó a la consultante y la ayudó a ponerse en pie.
Invité al representante de una nueva pareja a que volviese al campo de la constelación.
Pedí a la representante que repitiera las siguientes frases: "Ahora te veo, antes no podía. Te quiero para poder compartir...".
Nada más empezar a decir las frases tuvo que interrumpir. Se encontraba muy afectada por lo que había vivenciado con sus padres y necesitaba un tiempo para reflexionar.

La solución final

El representante respondió: "Me agrada tu sinceridad. Me da confianza. Yo puedo esperar".

Indicaciones


Recomendé a la consultante volver a constelar en cuanto sienta que está preparada.

Bibliografía

"Manual Práctico de Constelaciones Familiares" de Alejandra Mitnik, autoedición.
Puedes comprarlo haciendo click aquí.

1 comentario: