miércoles, 19 de abril de 2017

La amnesia del constelador después de constelar

La atención flotante

Presentación del libro
"Sanadores, un camino alternativo"
Candeleda, Ávila
Cuando Bert Hellinger nos explica en sus libros el concepto de percepción fenomenológica, viene a mi mente otro, el de atención flotante.
Sigmund Freud, el padre del Psicoanálisis fue el primero en utilizar este término. El paciente, en sus asociaciones libres, debía ser escuchado por el psicoanalista sin que éste atendiera a un determinado punto de su discurso de una manera especial. Este no otorgar privilegio a un tema específico, permitiría mantener a raya todo prejuicio por parte del terapeuta y ayudaría a que el inconsciente se exprese, sin obrar de por medio algún mecanismo de defensa.

La práctica de la psicoterapia sistémica 

En el libro Felicidad dual de Gunthard Weber (ed.), Bert Hellinger, dice: 

Distingo rigurosamente la percepción de la observación. La observación conduce a conocimientos parciales unidos a una pérdida de la visión global. Si observo el comportamiento de una persona, tan sólo veo detalles y la persona se me escapa. Si, por lo contrario, me expongo a la percepción, se me pierden los detalles e inmediatamente capto lo esencial, el núcleo, y todo esto, además, al servicio del otro.

Percepción fenomenológica

En la percepción fenomenológica se propone exponerse a la situación tal cual se muestra, sin juzgar, sin pretender encontrar algo especial y sin miedo de lo que pueda ocurrir.
Cuando el constelador se abre a este tipo de percepción, no sólo mira a los presentes sino también a los que no están o ya murieron.
Es en esa mirada cuando se produce la comprensión del secreto familiar o aquel suceso que provoca la implicación sistémica. 

La actitud después de constelar

Tenemos las indicaciones de cómo debemos abrir una constelación, pero ¿qué debemos hacer cuando terminamos?
Muchos consteladores vuelven a sus casas con las imágenes y frases sanadoras rondando en sus cabezas. A veces, estos recuerdos permanecen por varios días haciéndoles revivir las sensaciones experimentadas en el taller, aun habiendo llegado a una buena solución final.
Mi recomendación para los consteladores es que se abran a la posibilidad de "no recordar".
Esta amnesia del constelador después de constelar puede resultar beneficiosa, llegándose a convertir en un mecanismo de defensa saludable.
Algunos consteladores sufren por no acordarse qué constelaciones realizaron en el taller, cómo se desenvolvieron y de qué manera finalizaron. Padecen por no poder concentrarse en lo ocurrido y creen que están teniendo indicios de envejecimiento prematuro mientras que los más exagerados, temen por sufrir algún deterioro importante de sus facultades.
Es importante tranquilizar al constelador que tenga este tipo de síntomas ya que representarán un escudo protector para su campo energético.

La mejor protección para el participante

Hemos visto de qué manera el constelador puede protegerse. 
Ahora dediquémonos al participante que sigue llevando el dolor físico y emocional después de varios minutos de actuar como representante en una constelación familiar.
Lo vemos sumido en la tristeza, con la mirada perdida y con dificultad de conectar nuevamente con el grupo y especialmente con el tema a tratar.
Cuando lo invitamos a representar un papel en la constelación siguiente, prefiere que no lo elijan y pide un tiempo para reflexionar.
¿Cómo podemos ayudarlo a liberarse de todas esas emociones que se le han despertado al constelar?

El método de soltar

Un método muy fácil y eficaz consiste en que el constelado se dirija al participante afectado y le diga:
"Te agradezco por haber representado a mi... (padre, madre, pareja). Lo valoro y lo guardo en mi corazón como un acto de verdadero amor. Ahora te pido que no te quedes con nada que sea mío y pertenezca a mi sistema. Por favor, devuélveme lo que no te corresponda, que yo me hago cargo." Entonces, el constelado, puede exponer sus manos con las palmas hacia arriba para que el participante, en un acto simbólico, entregue toda la carga que se ha quedado.

Bibliografía:

  •  "Felicidad dual", de Gunthard Weber (ed.)
  •  "Manual Práctico de Constelaciones Familiares", de Alejandra Mitnik


Próximas formaciones en Constelaciones Familiares:

Valladolid, Bilbao, Gran Canaria, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario