miércoles, 12 de julio de 2017

Constelaciones Familiares para los abusos sexuales. Cómo constelar violaciones.

CONSTELACIONES FAMILIARES PARA ABUSOS Y VIOLACIONES
Por la Prof. Lic. Alejandra Mitnik


Introducción
El presente artículo está basado en el tratamiento de personas abusadas o violadas en las que apliqué la técnica de Constelaciones Familiares individuales en sus terapias.
Las conclusiones metodológicas que extraigo serán relatadas con más detalle en mi próximo libro "Nuevas miradas en las Constelaciones Familiares. Una guía práctica de trabajo en consulta individual y talleres grupales."
Para agilizar la lectura, sólo expongo ejemplos de casos femeninos porque estadísticamente es mayor la incidencia de abusos en mujeres que en hombres y porque esta diferencia de porcentaje se ha repetido de la misma manera en mi consulta.
Si bien a nivel legal no tienen la misma consecuencia, el hostigamiento, la seducción a menores, el tocamiento, la penetración o la violación, considero que cualquier procedimiento que atente a la integridad física y psicológica de las personas, deben ser consideradas como abuso, por lo tanto, utilizo dicho término en toda la explicación y sólo en algunas ocasiones amplío el concepto.
En la mayoría de los casos tratados he observado que los perpetradores no han sido una única persona, sin embargo para facilitar la explicación, describo a un sólo perpetrador en vez de colocar a todos los implicados.
Por último, me gustaría aclarar que utilizo el término "paciente" porque es el que mejor conviene al trabajo realizado como psicóloga, dejando abierta la posibilidad de que al utilizar las Constelaciones Familiares como herramienta terapéutica, también veas reflejado en dicho término al de "cliente", "constelado" o "consultante", según sea tu orientación profesional.

Tratamiento en consulta individual
Uno de los temas más complejos de constelar son los abusos y violaciones.
Al ser asuntos tan guardados y difíciles de exponer ante el público, recomiendo que sean tratados en consulta individual con Constelaciones Familiares individuales.

Características de las Constelaciones Familiares para abusos
En las constelaciones de temas complicados hay que tener en cuenta ciertos detalles que se dan a repetición:
. Al formular la primer pregunta del "Manual de Constelaciones Familiares", ¿cuál es el motivo de consulta?, el paciente no puede expresarse con libertad y soltura. Es probable que ocupe la tercera parte del tiempo de una sesión intentando explicar qué le pasa en su vida, dando rodeos y sin ofrecer datos concretos. Contratransferencialmente se percibe que tras esos rodeos hay un tema difícil de contar.
. A pesar de que nada relacionado con el tema de los abusos haya sido traído a la consulta, al pasar directamente a la pregunta: ¿Has sufrido algún abuso?, el paciente se asombra profundamente. Para algunos, llama la atención que seamos tan directos, otros se sienten sorprendidos porque hemos dado directamente en el quid de la cuestión.
. Quitar importancia al hecho sucedido es una de las reacciones más comunes: "No fue una violación, sólo me tocó", "no recuerdo bien, era muy chiquita", etc.
. Es común escuchar que es la primera vez en que pueden contar lo sucedido porque antes no se les dio la oportunidad de ser comprendidos, no se lo permitieron a sí mismos o prefirieron guardárselo: "Quise decírselo a mi madre, pero no me atreví", "es la primera vez que le cuento esto a alguien", "lo guardé para mí".
. En la mayoría de los casos en los pacientes se mezclan las emociones de miedo, rabia, asco, tristeza y confusión. 

La actitud del constelador
. Cuando nos mantenemos en nuestro sitio con la distancia óptima necesaria para tratar dichos asuntos, el paciente se siente seguro y puede abrirse de corazón a explicar lo que sucedió.
. Ante la aparición de cualquier emoción negativa como confusión, vergüenza, angustia o tristeza, nos adelantaremos y le diremos: "No te preocupes, no hace falta que expliques nada, vamos a ver qué sale en la constelación".
. No debemos posicionarnos frente a los perpetradores, ni a quienes como adultos, padres, cuidadores, vecinos, pareja, deberían haber estado atentos a los acontecimientos sufridos por los perpetrados.
. Es necesario  tranquilizar al paciente y hacerlo sentirse en confianza. Para ello, podemos decirle que no estamos en la sesión para criticar o juzgar y que lo importante es poder ver cómo resolver lo que ha quedado guardado y aún sigue resonando en algún lugar de la psiquis o de su cuerpo.
. Como terapeutas debemos tener nociones del Síndrome de Estocolmo y estar preparados para detectar a los pacientes que formen parte de este cuadro patológico.
. En ningún momento pediremos al paciente que nos relate lo sucedido porque no nos interesa meterlo nuevamente en el dolor.
.  Nuestra tarea se limitará a ver, comprender y guiar la constelación.

Teniendo en cuenta estas premisas, vamos a conocer los pasos a realizar en una constelación de abuso.

1. Elección de los representantes
Pediremos al paciente que elija un muñeco que lo represente a él y otro, al abusador.
Si el paciente quiere colocar varios muñecos porque ha sido abusado por diferentes personas, se lo permitiremos.
Puede que nos encontremos con la situación en la que el paciente no sabe dónde colocar los representantes de los abusadores dentro del campo de la constelación. Esto es algo que ocurre frecuentemente y se explica con detalle en mi próximo libro "Nuevas miradas en las Constelaciones Familiares".
Los perpetradores deben ser excluidos pero, hasta tanto no se haya resuelto el conflicto constelando el abuso o tratándolo con terapia, seguirán generando un impacto que será sentido por la persona o repetido por algún miembro del sistema.

2. Tomar consciencia de las emociones vividas en el/los abuso/s
Preguntaremos al paciente qué emociones tuvo cuando el suceso ocurrió.
Si el paciente no puede reconocerlas porque hacerlo implica revivir el sufrimiento o porque ha sido tan grande el shock que no le deja sentir, lo ayudaremos diciéndole: "No hace falta que expliques lo que sucedió, sólo dime: ¿Sentiste algún dolor?, ¿tuviste miedo o pánico?, ¿te dio vergüenza o asco?, ¿te sentiste impotente?"
Una vez que las exprese en palabras, le pediremos que elija un muñeco para cada una de esas emociones y las coloque en el campo de la constelación.

3. Tomar consciencia de las consecuencias de la experiencia
Preguntaremos al paciente qué consecuencias le acarreó en la vida el sucedo ocurrido.
De la misma manera que se hizo en el paso anterior, podremos ayudar con las siguientes preguntas: "Recuerda que no hace falta que me expliques lo que sucedió, sólo intenta compartir conmigo cuáles crees que fueron las consecuencias de haber sido abusada/o. Puede ser rechazo a los hombres/mujeres, dificultades en tu sexualidad, desconfianza hacia tus padres, vergüenza por mostrar tu cuerpo, etc.
Una vez que las exprese en palabras, le pediremos que elija un muñeco para cada una de esas consecuencias y las coloque en el campo de la constelación.

4. Frases sanadoras hacia el perpetrador
Pedimos al paciente que acerque su representante al perpetrador para decirle unas frases.
Es posible que el paciente no quiera hacerlo y prefiera quitar al perpetrador de la constelación: "No me gusta que esté", "¡preferiría quitarlo de aquí!", "¿pasa algo si lo vuelvo a poner en la caja?".
Ante estas preguntas le responderemos: "Es sólo por unos momentos. Vamos a decirle algo y luego lo quitamos, si te parece bien".
Las frases sanadoras del paciente al perpetrador, serán las siguientes:
"Estas son las emociones que sentí cuando tú abusaste de mí y estas son las todas las consecuencias que el abuso tuvo en mi vida. Ahora las dejo contigo. Tú las llevas."
Luego de pronunciar estas frases sanadoras, sugerimos al paciente que deje junto a los perpetradores las emociones negativas y las consecuencias del abuso.

5. Sensaciones
Siguiendo el protocolo de las Constelaciones Familiares individuales que figura en el manual mencionado más arriba, después de realizar un movimiento debemos volver al ítem 3. Sensaciones, en el que preguntamos nuevamente, cómo se sienten cada uno de los representantes.
Generalmente, después de dejar las emociones negativas y las consecuencias del abuso en el perpetrador,  el paciente se siente mejor, más aliviado y tranquilo. Pero no nos conformamos con esta tranquilidad inicial, sino que seguimos con el tratamiento.

6. Ubicación de los padres
Pedimos al paciente que coloque a sus padres.
Observaremos que en el 99% de los casos, los pacientes abusados colocan a sus padres alejados de ellos o mirando hacia otro lado.
En general, los padres, indirecta o directamente, son cómplices de los abusos.
Casi siempre, es la madre quien entrega "inconscientemente" al menor a situaciones de abuso a cambio de no perder a su hombre, de ahí que sea el padre, padrastro o amante de la madre quien realice la violación.
En otras ocasiones, los padres no pueden ocuparse del menor porque están trabajando, viajando, o inmiscuidos en sus propios duelos e implicaciones sistémicas y ésta es la razón por la cual no pueden mirar al hijo/a representado/a en la constelación.
El terapeuta debe explicar estos hechos al paciente para que tome consciencia del porqué sus padres están tan alejados o dirigen sus miradas hacia otro lugar.
Este proceso puede tardar unos minutos ya que casi siempre surgen resistencias: "Mis padres no supieron que mi tío me abusaba", "mi madre algo sospechaba porque no quería dejarme con él", "mi padre no estuvo cuando me violaron porque trabajaba".

7. Frases sanadores hacia los padres
Pedimos al paciente que acerque su representante a sus padres para decirles frases sanadoras.
Es posible que alguno de los progenitores ya haya muerto. Aún así las frases sanadoras serán pronunciadas porque esta condición no afecta a la disminución del trauma.
También es factible que el paciente haya sido criado por otro familiar y no por los padres. En estos casos, el terapeuta tendrá que valorar si es necesario que se coloque a estos familiares, a los padres o a ambos.
Las frases sanadoras del paciente a sus padres, en el caso de que el padre no haya sido el abusador, serán las siguientes:
"Ahora veo que ustedes no estaban disponibles para cuidarme. Tan sólo era una niña pequeña/ un niño pequeño. Fue demasiado para mí. Yo soy inocente y en ustedes dejo vuestra responsabilidad."
Luego de pronunciar estas frases sanadoras, es probable que el paciente se desmorone.
El terapeuta tendrá que esperar pacientemente a que la catarsis termine.

8. Contacto con el yo adulto
En este paso intentaremos que el paciente reconozca y acepte la idea de que, a pesar de que sus padres u otros adultos tendrían que haber estado a cargo y no lo estuvieron, a partir de ahora alguien tiene que cuidar de esa niña o adolescente abusada.
Para que la respuesta pueda salir del paciente y no del terapeuta, le preguntaremos: ¿Quién crees que puede ocuparse de ella?
A veces, la reflexión implicará un espacio de tiempo considerable y el terapeuta tendrá nuevamente que saber esperar a que se pueda procesar la respuesta. Al final, la paciente dará con la solución: "Yo misma".
"¡Exacto! Tú yo adulto es el único que puede ocuparse de ti. Coloca a un representante para tu parte adulta".

9. Integración de las partes
El terapeuta debe estar atento al lugar en el que se decida colocar a cada una de las representantes porque nos servirá para obtener conclusiones importantes. Podremos encontrar que la constelación permite una integración de las partes del yo, que aún se necesita un reparar el movimiento de amor hacia los padres o que nos encontramos ante una personalidad con un trastorno importante.
Las diversas opciones a tener en cuenta son las siguientes:
1. La paciente coloca a la parte adulta junto a la niña abusada y prefiere mantenerse al margen de los padres y del perpetrador. Esta sería la opción más sanadora porque permitiría que la niña siga desarrollándose acompañada y segura.
2. La paciente deja a la niña junto a los padres y el yo adulto se despide y se va hacia la vida. La niña herida necesita ser reconocida y tomar a sus padres. Esta opción nos dice que todavía queda un tiempo para sanar.
3. La paciente lleva a su niña junto al perpetrador. Cuando le preguntamos, ¿quieres dejarla ahí?, responde afirmativamente. Esta opción nos habla de un dolor tan grande que crea una división profunda de la personalidad.

10. El mejor lugar para los perpetradores
Continuando con el protocolo, volvemos a mirar la imagen formada.
Aún sigue ejerciendo presión el perpetrador.
Preguntamos qué se desea hacer con él.
"¡Quisiera matarlo!", "que se pudra en la cárcel", "perdonarlo"
Las respuestas pueden ser variopintas pero no todas resultan válidas.
Es importante hacerle saber que desear el mal hacia el perpetrador es seguir generando emociones negativas que afectan al campo electromagnético del paciente y que, a la larga pueden ser contraproducentes para su salud física y psicológica, por lo tanto, la propuesta de matar o desear que se pudra en la cárcel, no son realmente útiles en la constelación.
Otro tanto ocurre con el tema del perdón.
Sabemos que las técnicas que incluyen el perdón dentro de las terapias son realmente beneficiosas, pero en Constelaciones Familiares, el concepto de perdón tiene otras connotaciones. Mientras que haya algo que perdonar, se crea un lugar de arrogancia.
No es objeto de análisis dentro del presente artículo, qué significado tiene el perdón para la terapia sistémica e invito al lector que si tiene interés, revise los textos de Bert Hellinguer para conocer qué opina el escritor al respecto.
La reflexión que ofrecemos al paciente que propone el perdón es preguntarle, si realmente cree que después de tantos años de vida llevando ese dolor tan grande, esté convencido de querer perdonar y de que pueda realmente llegar a hacerlo.
Ante esta propuesta, la respuesta general es: "Creo que no. Preferiría no tener que hacer nada y que el recuerdo no me afectara".
Las sugerencias que más rápido quitan la presión del sufrimiento por abuso, son las siguientes:
. Colocar un ejército de ángeles que se encargue de cuidar al perpetrador, para evitar que pueda volver a acercarse o seguir haciendo daño.
. Quitar al perpetrador del campo de la constelación.

11. Llenar el vacío
He comprobado que al dejar inactivo o quitar al perpetrador, queda un vacío en el alma de la persona.
Utilizo el término "alma" para explicar el concepto al que hago referencia pero, no puedo definir su lugar en el cuerpo físico o psíquico de la persona. Sólo puedo compartir que la descripción de vacío es muy común en las pacientes abusadas y también en las personas que durante años han sido víctimas de accidentes, enfermedades crónicas dolorosas o convivencias insoportables y a través de sus terapias, logran salir de esos conflictos. Por lo tanto, defino al vacío como al espacio que se crea cuando quitamos un completo traumático y la persona deja de ser víctima del sufrimiento llevado durante el suficiente tiempo para crear una impronta o memoria dolorosa.
En todo campo energético, el vacío debe ser completado con energía positiva para el restablecimiento y fortalecimiento del aura.
Para restaurar el vacío, explicamos a la paciente este concepto y le preguntamos: "¿Cómo quieres llenar el espacio de tu alma que ha quedado libre de dolor?"
En general, las respuestas más comunes son: "Con luz", "con amor", "con esperanza".
Pedimos al paciente que elija representantes para cada uno de los elementos que necesita para llenar el vacío y los coloque dentro del campo de la constelación.
Por supuesto, lo más sanador es que estos representantes sean ubicados junto a los representantes del yo adulo y de la niña interior. Si la ubicación fuese diferente, preguntaremos a qué se debe y continuaremos aplicando el protocolo.

12. El camino hacia la nueva vida
Llegamos al último paso de la constelación que consiste en buscar un representante para la nueva vida que comienza a partir de ahora, teniendo una parte del yo adulto más fortalecido por la luz, el amor o la esperanza, con una parte de la niña interior abusada que ha sido reconocida y está acompañada y con un perpetrador que deja de ejercer consecuencias negativas en la vida de la paciente.
El mejor lugar para la nueva vida es delante del yo adulto.
Terminamos el protocolo revisando que todos se encuentren en el lugar que les corresponda a cada uno, es decir, un sitio en donde cada uno se sienta bien y donde el amor y la energía positiva pueda recibirse y traspasarse sin ningún impedimento.

Próximas formaciones en Constelaciones Familiares

. Bilbao: Aguamarina bilbao 944 759614
. Rosario, Argentina: Mónica Beatriz Pérez 0054 9 341 668-7223
. Córdoba, Argentina: Cristal de Luna 0054 9 351 805-2838
. La Plata, Argentina: Gisela Cardena 0054 9 221 318-1928
y también online: alejandramitnik@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario