miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Quieren realmente los pacientes solucionar sus problemas o sólo buscan que los escuchen?

¿LIBERACIÓN O CONFIRMACIÓN?

Constelación Familiar individual
"Es un grave error pensar que los clientes realmente desean librarse de sus problemas. Muchas veces, lo único que pretenden es que se les confirmen sus problemas..."
Bert Hellinger, Órdenes del Amor. Ed. Herder, 2001 pág. 74

¿Cuáles pueden ser los motivos de que muchos pacientes estén buscando una confirmación en vez de una solución a sus problemas?
Encuentro interesante esta pregunta porque como Psicóloga he podido constatar este hecho muchísimas veces.

LO INCONSCIENTE

La primer respuesta que encuentro a esta actitud es la importancia fundamental que tiene lo inconsciente.
Para el paciente, su problema tiene una razón de ser que merece ser resuelta pero, inconscientemente, priman los beneficios secundarios que mantienen los síntomas y el sufrimiento.
Estos beneficios no son conocidos o se intentan reprimir, de ahí la característica de inconsciente.
Cuando ayudamos al paciente a reconocer estos beneficios, también llamados ganancias secundarias, el problema deja de recibir tanta presión interna y pierde su fuerza para manifestarse.

LO SISTÉMICO

La mayoría de situaciones problemáticas en las que se ven inmersas las personas, tienen su vinculación con lo transgerenacional.
La familia ejerce una gran influencia a través de su aporte educativo pero existen otros factores que afectan de manera potente en las personas y que puede crear patrones negativos, colaborar en seguir destinos difíciles, impedir alcanzar la felicidad y el éxito.
Esta afectación puede venir desde muy lejos, tan lejos como siete generaciones atrás.
La terapia psicológica orientada a lo sistémico revisa estas influencias desde el lugar en el que pudieron crearse y previene para que no se vuelvan a repetir.
Los pacientes que no pueden ocuparse de sus temas, porque en realidad lo que necesitan es expresarlo, deben ser ayudados a nivel de diagnóstico entrando en su pasado a través de un genograma o árbol genealógico.

LA ESCUCHA

¿Cuál es la intención del paciente que llega a consulta con su problemática correctamente estructurada?
¿De dónde ha sacado la capacidad para organizar tan bien sus temas?
¿Es la catarsis lo que más puede beneficiarle?
En este tipo de paciente, la racionalización es un mecanismo de defensa que pone en juego cada vez que puede llegar a angustiarse.
Sacarlo de esta estrategia es tarea del terapeuta.
No vale más ponerse a pensar y buscar razones, ha llegado la hora de sentir y en la medida que más se sienta, aunque el dolor pueda estar a flor de piel, habrá que recrear como un nuevo acontecimiento.
En todo este trabajo, el primer paso para el terapeuta será la escucha. 
Una escucha cercana, abierta y sin ningún tipo críticas.
Esta escucha servirá para crear empatía y seguridad con el paciente.
Posteriormente, vendrá la interpretación y el sentir del terapeuta.
La siguiente pregunta será: ¿Qué es lo que tiene más peso en este discurso?

LO MÁS PESADO DE LA MOCHILA

Lo más pesado de la mochila es una metáfora en la que intento exponer por dónde debemos empezar a trabajar con un paciente cuando nos explica durante casi una hora de sesión, toda una serie de problemas.
Puede ocurrir que sean tantos los problemas enunciados que nos perdamos en la clasificación.
Puede ser que todos ellos tengan tanto peso emocional y sean de gravedad tan compleja que no sepamos exactamente con cual tengamos que comenzar el trabajo terapéutico.
Puede pasar que el problema a tratar no tenga el peso necesario para resolverse y aún así, es lo que trae el paciente en su mochila.
¿Qué debemos hacer en todos estos casos?
Siempre empezaremos por ordenar el núcleo familiar. Este es un punto de partida que clarifica y nos da la pauta de qué pasa en el sistema y quién es el excluido.

LA EXCEPCIÓN A LA REGLA

La excepción a la regla lo constituye el problema que ponga en peligro la vida del paciente o la de los demás.
También lo son los casos en los que el paciente necesite resolver algo que le afecta profundamente en su vida cotidiana, ya sea a nivel de pareja, familiar, de trabajo o de salud.
Cuando todos los problemas tienen el mismo peso emocional, afectan al paciente por igual y no le perjudican para seguir viviendo, entonces empiezo por ordenar el núcleo familiar y a partir de ahí, voy siguiendo el Mapa de Constelaciones para una vida equilibrada.

LA CONFIRMACIÓN

La confirmación que se buscaba al principio de la sesión será obtenida a través de la configuración del Mapa, sesión tras sesión.
Por ello, aunque las Constelaciones Familiares puedan resolver problemas en una sola sesión, para que un paciente vacíe su mochila, o al menos la sienta muy ligera, se necesitarán varias sesiones en las que las Constelaciones Familiares se vayan sucediendo.
Esta será la manera más objetiva de confirmar al otro de lo que le está pasando.
Se lo habrá escuchado sin ejercer ningún tipo de influencia.
Se le habrá ayudado a empezar a tomar fuerzas para que sea él, el paciente, quien pueda liberarse de sus problemas.

LA FUERZA

¿Cómo podrán liberarse del peso de mochilas que llevan desde antes de nacer?
La misma persona que ha creado el problema en otras generaciones será nuevamente el originario de la solución.
Las fuerzas sanadoras vienen desde aquel lugar en el que se sufrió el acontecimiento traumático o de aquel a quien le tocará vivirlo nuevamente si la mochila no se abre, se revisa, se limpia y se prepara para seguir llevándola.
Otra metáfora.
Me refiero a los hijos, los descendientes, a todos aquellos que van por delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario