domingo, 23 de octubre de 2016

CONSTELACIONES FAMILIARES para conectar con la fuerza sanadora de los Guías espirituales

¿PUEDEN LOS GUÍAS AYUDAR EN LAS CONSTELACIONES FAMILIARES?

Constelaciones Familiares tapadas

Muchas personas tienen reparos en participar en una constelación por temor a dar a conocer sus problemas ante desconocidos.
Las Constelaciones Familiares tapadas son la solución más adecuada a este tipo de inconvenientes porque no hace falta dar ninguna información, ni sobre lo que se necesita resolver, ni sobre quienes son los representantes que se van a elegir.
Y justamente, esta modalidad de la técnica es la que más sorprende.
Detrás del silencio, todo se expresa.

Un caso impactante

Una de las preguntas que acostumbro a hacer a los sanadores que entrevisto para mis libros es: ¿Cuál es el caso que más te ha impresionado?
Si en lugar de ellos tuviera que contestar a esta pregunta, sin duda respondería: "Nunca olvidaré la constelación tapada donde apareció el Santet".
Podría haber sido una más de las cientos de experiencias que he tenido el privilegio de vivenciar mediante esta técnica, sin embargo, en aquella ocasión ocurrió algo muy especial, nunca vivido hasta entonces, que no sólo me afectó de una manera particular, sino que alcanzó a todo el grupo participante.
Le he pedido al representante que más protagonismo tuvo dentro de esta historia, que relatase su impresiones por sí mismo, para no agregar ni dejar de lado ningún detalle significativo que pudiese restar magnitud a los hechos que tuvieron lugar en aquella ocasión.

"Todo empieza cuando Alejandra dice: "Vamos a constelar a un chico que está lejos".
Se eligen a dos personas que representan, una al joven y otra, a alguien que se coloca cerca de él, como si fuese su novia.
Cuando me pide que participe, no me da indicaciones sobre a quién tengo que representar.
Me levanto de la silla, tomo una inspiración y empiezo a moverme por el lugar...
De repente, me lleno de luz.
Es como cuando estás perdido en la oscuridad y súbitamente se abre el cielo con los rayos del sol.
Sientes que te llenas de vida, de plenitud, de calma, de alegría, pero sobre todo, de armonía.
En ese momento, lo único que podía decir era: "¡Denme algo para elevarme, una silla, una escalera, lo que sea! ¡Venga, rápido, una silla!
Necesitaba estar en lo alto y detrás de aquel joven.
Corrieron a traerme una silla mientras yo sólo hacía nada más que abrir mis brazos lo más que podía porque sentía que tenía que proteger y cuidar de aquel chico.
Alejandra, me preguntaba: "Isidro, ¿cómo te sientes?".
Y yo, le decía: "¡Soy libre! ¡Estoy feliz! Quiero abrir más mis brazos para arroparles pero lo que siento es que mis brazos son..., mis brazos son..., ¡¡¡son alas!!! Esta plenitud nunca la había conocido. ¡Es increíble!"
Alejandra se quedó pensativa pero al rato, exclamó a viva voz: "!Ya sé quien eres!"
Yo, permanecí quieto, mirándola extrañadísimo mientras gritaba: "¡Eres el Santet!, ¡el Santet de Poble Nou!".
Me quedé anonadado. No me lo podía creer. La energía de un Santo, en mí.
No hay palabras para describir esa sensación, esa euforia.
¿Sabes cuando deseas ser padre y al final tienes un hijo y dices: "¡Dios, ya soy padre!"?
Pues. imagínate esa emoción multiplicada por mil.
Esa paz, esa luz, esas alas que parecían que salían de mi cuerpo..."

La energía de los Guías en las Constelaciones

La energía de un Guía es caliente.
No es algo agobiante que asfixia, ni un fuego que quema la piel, sino un calor que crea chispas internas que se expanden al exterior, invadiéndolo todo y contagiando sensaciones positivas.
Las expresiones de esas vibraciones especiales pueden ser: alegría inexplicable, amor incondicional, sentimientos de paz inconmensurable...
La fuerza sanadora de los Guías en muchas ocasiones reemplaza a la de los padres o ancestros que por alguna razón fortuita no se pudieron tomar o no se llegaron a conocer.

El poder del Guía único

No siempre un Guía es suficiente para otorgar toda la fuerza que el cliente necesita.
A veces, se necesitan varios de ellos y en contadas ocasiones, hasta un ejército de Guías.
El constelador deberá evaluar qué cantidad es la adecuada para llegar a la solución esperada.
En el caso relatado, bastó con la presencia de un sólo Guía, cuya energía de amor y de luz, encandiló y encantó a todos los presentes.

Agradecimiento

Gracias, Isidro de los Bueis Farelo, por tomarte el tiempo de la escritura y compartir en este blog, tus recuerdos.
Gracias al grupo que participó de la experiencia con gozo y entusiasmo.
Gracias, Santet, por cuidar de este joven y de todos los jóvenes a los que asistes con tu manto protector y sanador.

Conclusión

A la pregunta del título: ¿Pueden los Guías ayudar en las Constelaciones Familiares?, la respuesta es afirmativa.
Colocar Guías espirituales en las Constelaciones Familiares puede ser muy útil para resolver situaciones en las que el representante no tiene la suficiente fuerza para tomar a los padres, a un buen destino o a la vida en general.
En casos donde el alma del consultante se halla muy atraído por un destino de destrucción, atrapado en la muerte, desvitalizado o confundido, la fuerza de los Guías puede resultar determinante.
Por último, recomiendo colocar Guías en las constelaciones de proyectos, negocios o tomas de decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario